CONSUMO REAL DE AGUA EN ESPAÑA

El agua es vital para los ecosistemas, nuestras cuencas hidrográficas, sus ríos, humedales y acuíferos sufren la elevada explotación de nuestros recursos hídricos, que hace que el 44% de los ríos españoles y el 42% de los acuíferos estén en mal estado ecológico.

Según el Instituto Nacional de Estadística, el consumo medio de agua por persona en España es de aproximadamente 140 litros por habitante y día, lo que supone unos 50.000 litros al año.

CONSUMO DE AGUA TOTAL

Si bien, esta información esconde una realidad más compleja y preocupante. Ese valor tan solo reconoce el agua urbana consumida, el abastecimiento a nuestras viviendas y áreas urbanas, que sólo representa el 16% del total. El gran consumidor de agua en España es el sector agrario, que representa un 81% del consumo total, siendo la producción agrícola y de alimentos esencial para el desarrollo de las sociedades. El consumo medio anual en España de agua propia supera los 30.000 hm3/año, unos valores que sin duda complican la obligación de fijar caudales ecológicos en todos nuestros ríos, humedales y acuíferos, y que deberían suponer una restricción previa al uso del agua para asegurar los servicios que nos aportan los ecosistemas acuáticos.

ALGUNOS DATOS DE AGUA VIRTUAL

Igualmente, a estos valores habría que sumar una proporción de agua muchas veces obviada, y es el agua que importamos a través de los productos que recibidos de otros lugares del planeta, especialmente alimentos, importando de esta forma la conocida como agua virtual (el agua necesaria para producir esos alimentos). En este sentido, un gran porcentaje de nuestra huella hídrica se origina fuera de nuestras fronteras (al importar buena parte de los alimentos y productos que consumimos trasladamos los impactos derivados a otros países).

Agua_y_comida

Esto quiere decir que si un día desayunamos y café con leche con pan y aguacate, comemos un filete de ternera y cenamos un poco de arroz con pollo, habremos consumido aproximadamente 6.000 litros de agua. En un solo día podemos consumir a través de los alimentos el equivalente a mes y medio del agua que consumimos cada uno en nuestras viviendas. “Comemos” infinitamente más agua del que bebemos.

De hecho, con unos 6.700 litros de agua consumida diaria (consumo más producción) los españoles estamos entre los habitantes con mayor huella hídrica del mundo.

 

Sin duda, puedes ayudar a los ríos y humedales ahorrando agua en tus hábitos cotidianos: duchas más cortas, cerrando el grifo durante el cepillado de dientes, o instalando sistemas de reducción de consumo en el inodoro. Pero el verdadero cambio pasa por el consumo, comprando productos que no degraden los ecosistemas acuáticos de España y de fuera de nuestras fronteras, manteniendo una dieta más equilibrada y mediterránea, comprando productos agrícolas y ganaderos locales… El mayor ahorro de agua que podemos hacer esta el el agua que no vemos.