Reserva Ornitológica de El Borbollón

 

Hace 50 años SEO/BirdLife creó su primera Reserva Ornitológica para proteger un humedal (embalse de Borbollón, Cáceres, 1970). Por iniciativa de su presidente, Francisco Bernis, la ONG ambiental fue pionera en España en la custodia del territorio y la gestión del medio natural para proteger las aves y la biodiversidad, estableciendo los primeros acuerdos con entidades públicas y privadas.

R.O. EL BORBOLLÓN

Este embalse cacereño (actualmente ZEPA, Zona de Especial Protección para las Aves), reunía las condiciones idóneas para el estudio y la conservación de las aves acuáticas. Situado en Santibáñez el Alto (Cáceres), en el curso del río Árrago, se declaró en él la Reserva Ornitológica de la “Isla de Borbollón”, que destacaba por su garcera (colonia reproductora de ardeidas), con especial presencia de la garcilla bueyera (la mayor colonia conocida en Europa hasta ese momento de esa especie), garza real y garceta común.

La gestión de esta reserva (denominada también Estación Ornitológica), fue encomendada a SEO/BirdLife por la Confederación Hidrográfica del Tajo, y gracias en parte a las gestiones del ingeniero de minas y socio, José Luis Miranda y a la decidida intervención de Manuel Fernández-Cruz. La isla, donde se instala la Estación, tendría la categoría de Reserva Biológica Integral, la primera en su género, e incluía la construcción de un pequeño edificio-laboratorio con dormitorio para investigadores.

Años más tarde, la gestión de El Borbollón, fue cedida a Adenex (ONG ambiental extremeña), pero esta pionera iniciativa de gestión y custodia del territorio sería el germen para consolidar la actual red de Reservas Ornitológicas de SEO/BirdLife por toda España.

UNA RED DE RESERVAS DE OCHO HUMEDALES

En 2020, SEO/BirdLife gestiona once reservas ornitológicas que suponen unas 10.700 hectáreas (900 de ellas en propiedad) que abarcan diferentes tipos de hábitats. Además, tiene firmados 54 convenios de custodia del territorio, que suponen alrededor de 53.000 hectáreas de terrenos de gran interés natural y ornitológico.

De las once reservas ornitológicas, ocho son ecosistemas acuáticos de diversa tipología: humedales interiores como la Laguna de El Oso (Ávila), Finca San Miguel (Huesca), Los Albardales (Madrid) y humedales costeros como Las Marismas Blancas (Cantabria), El Clot y Riet Vell (delta del Ebro, Tarragona), O Grove (Pontevedra) y Tancat de la Pipa (albufera de Valencia). Además de otras reservas: estepas semiáridas como El Cercado de El Jarde (Fuerteventura) y El Planerón (Zaragoza); y montaña atlántica, Palacios de Compludo (León).

Con esta red de reservas, la ONG conserva especies concretas de aves, mejora los hábitats, mantiene la diversidad biológica, potencia el
desarrollo sostenible y el empleo verde, promociona el uso público con fines didácticos y educativos, fomenta la investigación científica y genera sinergias con el sector privado y la Administración. Y es que, además del interés ornitológico, SEO/BirdLife contempla un enfoque social con la implicación de los actores en el territorio que favorezca la conservación de estos espacios, complementándose las actividades humanas con la conservación de los valores naturales.